• Tema: Comercio exterior cultural; Cuenta Satélite de Cultura

Desafíos de la balanza comercial cultural

El intercambio de bienes y servicios culturales durante 2017 ratifica el amplio campo de expansión que aún tiene pendiente el sector para desarrollar sus exportaciones y extenderlas más allá de la región.

La riqueza y diversidad de la producción cultural argentina continúa encontrando un límite a la hora de atravesar fronteras y llegar más allá de América del Sur. Así se desprende de la reciente publicación del informe Coyuntura cultural sobre comercio exterior de bienes y servicios del sector realizada por el SInCA, que pone de manifiesto tanto las asignaturas pendientes como la potencialidad en la materia.

 

El sector cultural es históricamente deficitario. Desde 2004, solo en el trienio 2006-2008 logró quebrar esa tendencia, que se mantuvo durante 2017. En detalle, el análisis de las importaciones de bienes culturales registra un crecimiento del 40% en los últimos cinco años, alcanzando los 210 millones de dólares. En tanto, las exportaciones se incrementaron un 8% y sumaron 52 millones de dólares, lo que arroja un saldo comercial negativo de 157 millones de dólares.

Dentro de este apartado de bienes culturales, el sector editorial explica la mayor parte del intercambio. Libros y publicaciones acaparan el 69% de las exportaciones y el 73% de las importaciones. Este predominio se comprueba también en el desglose por país, regla que presenta como excepción a los Estados Unidos, cuyas importaciones están dominadas por el sector audiovisual (DVD).

El comercio exterior cultural argentino tiene destinos bien definidos en lo que refiere tanto a la entrada como a la salida de divisas. Cuatro de cada 10 dólares que gasta Argentina en bienes culturales son de importaciones a países europeos (especialmente, libros a España). En dirección contraria, seis de cada 10 dólares que ingresan al país por bienes culturales se relacionan con exportaciones a Sudamérica, mayoritariamente libros.

 

El intercambio de servicios culturales exhibe volúmenes de comercialización más robustos respecto del renglón de los bienes, si bien se mantiene la tendencia deficitaria global. En 2017, las exportaciones de servicios culturales acumularon 240 millones de dólares, mientras que las importaciones treparon hasta los 381 millones de la divisa estadounidense. El saldo negativo redondea unos 142 millones de dólares.

El crecimiento del comercio internacional de servicios es un fenómeno de las últimas décadas que se viene observando en la economía mundial y está asociado a las mejoras en tecnología, comunicación y conexión. Las industrias culturales no escapan a esta tendencia, alcanzando en este rubro las transacciones relacionadas con la producción o distribución de programas de radio, cine y televisión, y con la producción de espectáculos musicales y teatrales.

En 2017 se exhibieron 148 obras argentinas en el exterior, que totalizaron 720 funciones, lo que representa un promedio de cinco funciones por obra. Uruguay y España fueron los dos países que nuclearon mayor cantidad de presentaciones.

Uruguay también es el país que más reproduce contenidos televisivos argentinos. En ese rubro y sin distinción de destinos, en los últimos años las telenovelas que más se reprodujeron a nivel internacional fueron dos producciones orientadas al público infantil y adolescente: Patito Feo y Violetta.

El comercio exterior de servicios culturales tiene como protagonista principal a los contenidos digitales[1]. Se estima que en 2017 se gastaron en servicios culturales pagos por internet 404 millones de dólares, de los cuales 223 millones (55%) correspondieron a productos audiovisuales (Netflix, etc.); 139 millones (34%), a videojuegos (Gloud y otros) y 41 millones (10%), a música (Spotify, etc.).

En términos globales, el comercio exterior de bienes y servicios culturales movió 883 millones de dólares en 2017, con un déficit de 299 millones de dólares. Por encima de las tendencias y las novedades en cada renglón, uno de los grandes desafíos del sector continúa siendo aumentar paulatinamente el volumen del intercambio comercial más allá de las fronteras, ya que en la actualidad representa el 0,54% del total del comercio de la economía argentina. La nota positiva está en la curva ascendente que se manifiesta en los últimos cuatro años y que muestra en el periodo un incremento del 20 por ciento.

 

[1] El Indec no considera los servicios de streaming de contenidos audiovisuales como servicios culturales en sentido estricto, pero dada la relevancia que han adquirido en los últimos años el SInCA los estima como parte de este rubro.

Descargá el Informe

Otras noticias

Alsina 1169 2 Piso, Ciudad de Buenos Aires

[+54] +11 4382-0838

[email protected]